Archivos para agosto, 2013

“Puente” del 22 de Julio

Publicado: 28 agosto, 2013 en Viajes

El 23 de Julio era festivo, así que algo había que hacer con esos 3 días que teníamos. La pena era que el domingo tenía que estar en Bilbao a la mañana para ver a una amiga que venía de Barcelona para la Aste Nagusia y quería mínimo poder tomarme unos potes con ella.

Marchamos el 22 a la tarde rumbo a Saldropo para pasar la noche y andar un poco por donde fuera diciendo un colega que suele ir al monte. A la tarde cuando llegamos intentamos subir al paso de Atxuri, pero llegamos a un punto en que no había luz y Zuri no quería seguir andando y decidimos ir bajando.

El sitio está muy bien para la pernocta tanto en furgoneta como en tienda de campaña, ya que en esta zona está permitida la pernocta en tiendas hasta 2 días consecutivos.

A la mañana nos levantamos, desayunamos y volvimos a intentar llegar al paso de Atxuri, y esta vez lo conseguimos a pesar del cansancio y la fatiga ya que Zuri y yo no somos precisamente deportistas. Tras volver a bajar, dimos un paseo por el humedal allí mismo viendo lo que se cocía por la zona. Un sitio bastante chulo.

De ahí nos fuimos a Areatza a comprar pan, y luego fuimos a Pagomakurre a comer de bocata a las campas de Arraba. Al final costó más de lo que esperábamos subir, pero aunque bastante rotos llegamos y comimos con tanta niebla que no veíamos a más de 4 o 5 metros y con las vacas venga a mugir como si se les fuera la olla. Descenso hasta la furgo y de ahí a Larreder donde dormiríamos esa noche. Tras un rato cogiendo leña del suelo que llevamos al refugio, nos dio la hora legal de montar la tienda para pernocta y aprovechamos a dejar puesta la tienda y preparada la furgo. Entre tanto, mientras se montaba la tienda apareció una manada de caballos corriendo que se quedaron en la zona toda la noche para que les oyéramos. En el refugio hicimos un fuego con el que nos pensábamos que éramos los reyes del mambo, pero por intentar que cogieran unos troncos que encontramos tardamos más de lo que queríamos en cenar. La niebla iba y venía y de pronto lo veías todo y de pronto no veías nada. De noche nos despertaron los caballos un par de veces y de pronto nos despertó el viento y la lluvia. Dormimos hasta la mañana y ya pensábamos en ir a casa, así que desayunamos, recogimos todo, comprobamos que no dejábamos nada tirado y como vimos que el tiempo iba mejorando según bajábamos aprovechamos a pasar por las cuevas de Baltzola y el tunel de Abaro etc. Un sitio muy bonito. Hay que ir a pasar el día entero un día de estos que haga bueno.

Como dificultades añadidas, mencionar que me olvidé en casa la sarten y la cazuela. Pero afortunadamente el primer día llevábamos una tortilla enorme hecha, el segundo comíamos filetes empanados que ya tenía hechos, cenamos de barbacoa, y al final comimos cada uno en nuestra casa (aunque había albóndigas en lata que podía haber calentado en el mismo recipiente).

Otro finde por ahí.

Anuncios

Fin de semana del 17 de Julio

Publicado: 28 agosto, 2013 en Viajes

El finde después de las vacaciones me ofrecieron un planazo: irnos el sábado a la mañana a San Vicente de la Barquera y echar todo el día hasta el domingo a la tarde.

Salimos el sábado a la mañana después de hacer las compras y llegamos en nada de tiempo. Cuando llegamos me asusté, porque había millones de coches y la playa era como un chiste de la gente que había. Seguímos tirando hasta el fondo y encontramos una calita en la que te cobraban 8€ por aparcar todo el día y dormir los 4 (2 en tienda de campaña) con agua corriente, una ducha, y a escasos metros de la calita esa que estaba bastante tranquila y donde podías ver a la gente con perros tranquilamente. No nos lo pensamos mucho…

Parrillada para comer, unos minutos escasos de digestión, y a la playa todo el mundo. Estuvimos hasta que ya acabamos hartos de sol y agua (y eso que en el agua se estaba de lujo…) y subimos a preparar la parrillada nocturna. Pusimos la tienda, la furgo recta, y a dormir.

A la mañana el plan se truncó un poco, porque uno de los de la tienda se levantó con malestar (y resultó que eran anginas) y a pesar de que estuvimos un rato en la playa, marchamos de allí sobre las 14:00 más o menos para que descansara este, así que tocó comer en casita. Creo que también volveremos aquí…

Galicia, Arija, Arnedillo, Landa, Liendo

Publicado: 28 agosto, 2013 en Viajes

Bueno, pues llegó el día y nos fuimos a Galicia. Salimos el 27 de Julio a una hora indeterminada y fuimos del tirón hasta Viveiro, donde paramos a ver un poco el pueblo, el puerto, y ver los puestillos de las fiestas, que yo iba con la riñonera rota. De ahí fuimos a Ortigueira donde nos quedamos a dormir el primer día. Aparcamos en un parking junto a la playa que tenía duchas cerradas, baños, sitio para hacer barbacoas (esto no es seguro) y muy tranquilo. De camino a la playa veías que en las dunas había gente con sus tiendas de campaña disfrutando del buen tiempo. La playa muy grande y vacía. Prácticamente estuvimos solos esa tarde y la mañana siguiente.

Sin problemas con el perro:

DSCN6120

Nada por aquí…

DSCN6162

Nada por allá…

DSCN6163

A correr!

DSCN6164

El día siguiente el plan era ir a Fisterra y ver todo aquello y ya quedarnos a dormir porque íbamos a tardar un rato en llegar ya que la mezcla de furgo lenta y carreteras de monte gallegas me hacía ir algo despacio. Aquello era muy bonito la verdad, aunque estaba de turistas hasta la bandera. Estuvimos haciendo una subida que hay hasta una ermita o algo así, pero en vista de que aquello no se acababa nunca y que nos íbamos a ir ya que hacía demasiado viento para estar cómodos hasta la noche, nos dimos media vuelta y volvimos a la furgo. Estuvimos un rato sacando fotos y disfrutando de las vistas y nos pusimos en marcha de nuevo. Al final fuimos a la playa Queiruga que está pasando Porto do Son. Porto do Son era un pueblo bonito y tranquilo de costa. La verdad es que nos gustó mucho. Nos costó un rato encontrar la entrada al pinar donde íbamos a aparcar porque los carteles de indicaciones estaban puestos escondidos y mal, pero al final lo conseguimos y llegamos a una especie de edén donde estábamos entre árboles a pie de playa sin ruidos ni molestias ni problemas. Además la playa estaba bastante vacía también, por lo al final no sólo dormimos allí, sino que pasamos el día siguiente entero allí descansando y disfrutando de la playa.

Fisterra:

IMG_6063

Vistas desde la furgo en Queiruga:

IMG_6108

Pinar en Queiruga con los vecinos franceses:

IMG_6130

Hamburguesa 100% Queiruga:

IMG_6091

Puesta de sol en Queiruga (la foto que le gusta a Zuri):

IMG_6118

De nuevo en marcha: la idea era ir recorriendo la costa gallega viendo los sitios que nos salían al paso y finalmente encontrar un sitio donde dormir. El problema era que ya estábamos en plenas rías baixas en Agosto y aquello estaba lo siguiente a masificado, de tal forma que tras todo el día buscando una playa en la que poder estar tranquilos y cómodos acabamos en el Cabo de Udra, que si bien era un sitio muy bonito, también tenía bastante gente aunque conseguimos encontrar un sitio donde no molestar ni ser molestados. Además nos encontramos allí con un grupo que iban en un camión y un par de furgos y de los que no diré mucho salvo que si no sabes estar fuera de casa, no estés fuera de casa. No puedes tener a 6 perros sin vigilar que están venga a venir a intimidar e imponerse al mío. El sitio muy bonito con la playa al lado y campas y merendero.

De Cabo de Udra salimos escarmentados y vimos que cuanto más bajábamos por la costa, peor se ponía la cosa, así que tomamos una medida drástica: nos metimos hacia el interior y acabamos en Leiro. Leiro es un pueblo pequeñito cerca de Ribadavía. En Ribadavía compramos unos choricillos muy buenos y el resto de recados que nos hacían falta, y de camino a Leiro pasamos por las piscinas de Ribadavía, donde me dijeron que no me iban a dejar pagar por sólo ducharme, que entrara y me duchara sin problemas. Desde luego muy buena gente allí. Tras la duchita llegamos a Leiro y aparcamos junto al antiguo camping (está cerrado). Delante nuestro había una explanada grande con árboles y bancos que terminaba a pocos metros en una playa fluvial que tenía alrededor más riachuelos y que hacían que en horas puntas de gente (por así decirlo…aquello era una bendición de relax) pudieras irte a dar un paseo y encontrar otros sitios donde poner estar nadando y que el perro no incordiara. La gente muy amable y simpática. No repetimos otro día para no abusar de la confianza, pero es un sitio al que volveré algún día.

Aquí estuvimos en Leiro:

DSCN6175

Todo esto a escasos metros de la furgoneta:

DSCN6195

Contentos con la experiencia en Leiro, pusimos rumbo a Allariz para ver el pueblo y la playa fluvial que también tienen. Llegamos en día de rastro, así que aquello era una locura de coches, pero al final llegamos al sitio que queríamos. El problema eran los carteles de prohibido perros y de que si tu perro se cagaba te ponían una multa de nosecuanto. Como no lo vimos nada claro y no queríamos jugárnosla tomamos algo por allí y seguimos en ruta. Al final llegamos a Samos, un pueblito pequeño por el que pasa el camino de Santiago.

Samos era un pueblo muy pequeño en el que estuvimos muy bien. Aparcamos en una zona habilitada para ello junto al río con mesas y bancos y era un sitio bonito. A diferencia de Leiro donde el agua estaba a una temperatura razonable, aquí estaba muchísimo más fría. No obstante, hubo un ratito de chapuzón allí. Cuando se hizo de noche y ya con todo el parking vacío aparcamos en el que consideramos el mejor sitio para no molestar ni ser molestados y nos fuimos a dar una vuelta por el pueblo. Eran todo albergues de peregrinos y sitios para comer. Comimos de raciones en uno de esos sitios y la verdad es que para ser el pueblo que era me pareció caro, pero bueno, imagino que los peregrinos necesitan comida y están dispuestos a pagar un poco de más por comida caliente. El sitio donde comimos estaba casi metido en el agua ya que era el piso de abajo y casi podíamos tocar el agua por la ventana. A la mañana cuando me desperté (dormí un poco más que Zuri) la oía saludar a los peregrinos todo el rato, y es que resulta que pasaban justo por dónde aparcamos. Pero bueno, así se hacía más ameno para recogerlo todo y ponernos en marcha.

Samos y su río:

IMG_6152

Vistas dentro del restaurante en Samos:

DSCN6210

La idea era irnos a Arnedillo ya que eran fiestas, pero como no me apetecía pegarme tanta pechada, decidimos parar en uno de nuestros sitios favoritos: Arija. En Arija aparcamos donde aparca todo el mundo a pie de playa-embalse y la verdad es que el tiempo estaba un poco revuelto, pero al final estuvimos bien como siempre. Íbamos prácticamente para cenar, dormir y marchar a la mañana siguiente, y así lo hicimos no sin antes cenar algo en el pueblo, donde fue todo mucho más barato que en zona de peregrinaje.

Sitio de pernocta en Arija:

DSCN6242

VIstas en Arija antes de la niebla:

DSCN6245

Vistas en Arija media hora después de la anterior foto:

DSCN6248

A la mañana nos levantamos y pusimos rumbo a Arnedillo con una parada técnica en el Mercadona de Arnedo para reponer existencias. En Arnedillo el plan era: de día el río, y de noche fiesta. Y así fue durante 3 días y 2 noches. Al final nos marchamos porque las temperaturas eran excesivas y combinadas con la fiesta y con la gente que se ponía con la música a modo de discoteca por las noche. Aquello era un no vivir porque apenas podíamos dormir entre música, calor, moscas y post-fiesta. Fueron 3 días de relax en el río tomando el sol y chapoteando todo el rato, y la verdad es que salimos relajadísimos de allí.

De Arnedillo no sabíamos a donde ir pero queríamos huir de esas temperaturas, y cuando miramos el tiempo vimos que se iba a poner bastante fea la cosa por todo el norte incluída La Rioja, así que pusimos rumbo a Landa en Vitoria para estar otro día tranquilitos antes de ir a casa. Allí estaba nublado y no hacía precisamente calor, pero aprovechamos la tarde dando un paseo por todo aquello y comiendo unos helados. Como dato curioso, estuvimos durmiendo junto a unos gitanos que iban con 3 Partner preparadas y la verdad es que no parecían pasárselo mal, no… En landa teníamos baños, mesas, bancos, y zonas verdes hasta cansarnos, pero el tiempo no acompañó precisamente…

Cuando nos despertamos llovía, miramos el tiempo y vimos que era así durante un par de días, así que aprovechamos que estábamos cerca de casa para ir a repostar y descansar ese par de días.

Una vez descansados esos 2 días y cuando vimos que ya volvía el buen tiempo buscamos un sitio cercano y como siempre que estuviera tranquilo, y después de echarle un ojo a Islares y ver que aquello era de locos, nos fuimos a Liendo, donde estuvimos un par de días de lujo tomando el sol, nadando, y sobre todo sin dar un palo al agua. Conocimos a una familia de gallegos en ruta hacia Francia que también se quedaron un par de días. Muy buena gente y había que ver dónde dormían los 4, que vaya apañados que eran…

Liendo desde donde se aparca:

IMG_6179

Vista desde la bajada hacia la playa:

DSCN6257

Aparcamiento:

DSCN6253

De Liendo fuimos a comer con mis padres a Ramales por el cumple de mi madre y la verdad es que comimos mucho y bien. Un sitio de lujo el que encontramos. Después pensamos buscarnos un sitio en las Encartaciones para quedarnos y dormir, pero tras toda la tarde ruteando para encontrar algo me desesperé y me fui a casa. Y al final llegamos a las 21:30…

Y hasta ahí la historia. tengo pendiente poner fotos porque las tiene Zuri y no me las he copiado ni seleccionado. Algún día volveremos a Galicia, pero no será en Agosto ni nos centraremos tanto en la costa. También tienen sitios de interior muy bonitos.

Ahora seguiré escribiendo los otros viajes que hemos hecho desde entonces, pero estos de fin de semana.

Primera parte del viaje:

Fin del viaje después de pasar por casa: